Nacido en el 87, Rubén comenzó en los cómics sin saber muy bien donde se metía. Se decidió por los guiones en su tierna adolescencia porque se dio cuenta que dibujar, lo que es dibujar, mal. En bachiller artístico, eso sí, lo que provoca la mofas de sus supuestos amigos. Ha participado en fanzines como Malditos Templarios, SupeinGo!, Pandora's Box, Sextories y en el fanbook de Bakemono publicado por EDT. También fundó y formó parte del fanzine Studio Wargh durante cuatro años. Actualmente vive en Murcia rodeado de mujeres y gatos.

 

En sus inicios le influenciaron gente como Ken Akamatsu, Sei Itoh o Nobuhiro Watsuki y más recientemente Florent Madoux, Kenny Ruíz, Faith Erin Hicks, Hiromu Arakawa y Warren Ellis, al que aspira a convertirse cuando sea mayor, le coja el gusto al whisky, le salga más barba y la reina le reconozca como ciudadano de la corona británica.